Sobre el peso

Las joyas de Lady Ceramic son fruto de un proceso artesanal lento y lleno de mimo. Cada pendiente tarda entre dos y tres semanas en estar totalmente terminado. Pasa por procesos que los dotan de esa fuerza y brillo exquisito que solo la cocción cerámica puede darle. Y durante estos procesos, el pendiente pierde parte de su peso en agua, concretamente un 40%. 

Por eso se obtiene una pieza ligera y agradable, de la que podrás disfrutar todo el día cómodamente, sin molestia ninguna. Además, todas las fornituras son de acero quirúrgico, libres de Níquel y Plomo y, por lo tanto, libres de alergias.

Debido a este proceso manual, todas las piezas no tendrán exactamente la misma medida, pero la calidad siempre será la misma aunque presenten ligeras diferencias. Para cualquier duda, escríbenos a hola@ladyceramic.com y estaremos encantados de resolverlas.